Bocadillos saludables en el trabajo: 5 maneras fáciles de mantenerse saludable

Tenga a mano bocadillos saludables y saludables en el trabajo para vigilar su salud incluso en el lugar de trabajo.

Los lugares de trabajo son conocidos por la abundancia de carbohidratos baratos y poco saludables. ¿Quién de nosotros no ha estado comiendo donuts, bagels o cupcakes en la oficina? Por supuesto, es mucho más fácil tomar un bollo atractivo de la mesa y comerlo que quemar las calorías en el gimnasio. La forma más fácil de evitar que el lugar de trabajo coma en exceso y pique sin carbohidratos refinados es llevar bocadillos saludables al trabajo y tenerlos a mano.

1. Lleve bocadillos saludables con usted

Una merienda saludable es aquella que contiene proteínas y fibra. Puede ser yogur griego con frambuesas, una hamburguesa con pavo frío y galletas saladas con alto contenido de fibra, una rebanada de pan integral con mantequilla de almendras. Estos bocadillos le proporcionarán a su cuerpo un flujo constante de energía y lo ayudarán a superar el hambre a la mitad del día.

2. Encuentra una persona con ideas afines

Comer una ensalada en una fiesta en la oficina puede ser más agradable si hay un amigo que la acompaña en compañía. Tener un compañero de dieta y ejercicio lo mantiene motivado. Teniendo en cuenta que solemos pasar de 8 a 10 horas al día en el trabajo, la mayoría de las medidas para mantenerte saludable deben tomarse en el trabajo.

Las influencias sociales tienen enormes implicaciones para fomentar hábitos saludables. Tener un amigo cercano que siga un estilo de vida saludable como usted no solo lo llevará al éxito, sino que también puede hacer que el camino hacia la salud sea más fácil y más agradable. También puede intentar involucrar a todo el equipo en el relevo de la alimentación saludable; entonces será aún más fácil.

3. Mantenga una botella de agua en la mesa

Sin un recordatorio constante de beber agua, o sin agua fácilmente disponible, las personas pueden sobrevivir un día entero sin líquidos. Pero una botella de agua colocada directamente sobre su mesa no solo servirá como un recordatorio útil, sino que también lo estimulará visualmente para beber una cierta cantidad de agua durante el día.

Obtenga una botella de agua de 1 litro y llénela al menos dos veces al día. Esto asegurará que se satisfagan sus necesidades de agua y también se satisfagan siempre que la necesite.

4. Crea un recordatorio de bolsillo

Durante el día, los pensamientos sobre la salud pueden desaparecer fácilmente de la cabeza. Por lo tanto, es importante crear una nota apropiada en su escritorio o pantalla de computadora para mantener el enfoque. Un ejemplo de recordatorio de bolsillo sería su cita motivacional favorita o la imagen de la persona que se siente feliz y saludable. Si tiene este recordatorio a mano o en algún lugar donde lo encontrará fácilmente durante la jornada laboral, podrá evitar decisiones poco saludables cuando parezcan atractivas y sencillas.

5. Tómese su tiempo para hacer ejercicio

Cuando un empleado tiene exceso de trabajo, el ejercicio puede pasar rápidamente a un segundo plano. Una forma de evitarlo es dedicar tiempo al ejercicio. Establezca una cantidad realista de tiempo durante el día para tomar un descanso del trabajo. Por ejemplo, si eres de noche, entrenar a las 5 de la mañana es un objetivo inalcanzable. La hora y el lugar son un paso de planificación importante. Elija un gimnasio que esté cerca de su trabajo, sea asequible y ofrezca las clases que le interesan.